SANTA MARTHA 29-JL.

SANTA MARTHA ELIMINA AL DRAGON CON LA CRUZ REZARLE 9 MARTES !OH SANTA MARTHA MILAGROSA! ME ACOJO A TU AMPARO Y PROTECCION, ENTREGANDOME POR COMPLETO A TI PARA QUE ME AYUDES EN MI TRIBULACION Y EN PRUEBA DE MI AFECTO Y ACCION DE GRACIAS, TE OFREZCO PROPAGAR TU DEVOCION QUE HAGO DESDE LUEGO. CONSUELAME EN MIS PENAS Y AFLICCIONES, TE SUPLICO POR LA INMENSA DICHA QUE ALEGRO TU CORAZON AL HOSPEDAR EN TU CASA DE BETANIA, AL SALVADOR DEL MUNDO. INTERCEDE POR MI Y POR MI FAMILIA PARA QUE CONSERVEMOS EN NUESTOS CORAZONES A NUESTRO DIOS, PARA QUE SEAN REMEDIADAS NUESTRAS NECESIDADES; Y EN ESPECIAL ESTA QUE AHORA ME AFLIGE (SE HACE LA PETICION). TE SUPLICO VENZAS LAS DIFICULTADES COMO VENCISTE AL DRAGON QUE TIENES A TUS PIES. ASI SEA. AMEN.                            santa Marta, Anónimo, Iglesia de la Concepción Real de Calatrava (Madrid) El servicio y la hospitalidad Marta, amada por Cristo: «Jesús era muy amigo de Marta, de su hermana» (Jn 11,5). Marta era la siempre disponible para todo servicio. Es prototipo de algo que es fundamental en la vida: el servicio. Es patrona de las amas de casa y de la hostelería. • «Yendo Jesús de camino, entró en un pueblo; y una mujer, llamada Marta, le recibió en su casa» (Lc 10,38). María está a los pies de Jesús, sentada, escuchando muy tranquila y ensimismada al Maestro. En cambio, Marta «andaba afanosa en los muchos quehaceres» (Lc 10,40). • Muerto Lázaro, Marta es la primera en salir al encuentro de Jesús (Jn 11,20-30). • «Jesús, seis días antes de la Pascua, se fue a Betania…» (Jn 12,1). Le dieron allí una cena, Marta «servía» y Lázaro estaba con Jesús a la mesa. La fiesta de santa Marta se celebra el 29 de julio. Mensaje EI servicio. No dijo Jesús que Marta hiciera mal por preocuparse de servir bien en la mesa al maestro; dijo que María, al escucharle tan colgada y pendiente de su palabra, había escogido la mejor parte. Marta es prototipo de mujer hacendosa, solícita, lanzada siempre a la actividad. Jesús aparece entre nosotros «como el que sirve». Tomó «forma de siervo». El mismo Jesús dijo: «El hijo del hombre no ha venido a ser servido sino a servir» (Me 10,45). El servicio llega más allá del cumplimiento del deber, de lo estrictamente obligatorio, del reclamo de sólo derechos. El mando, el cargo, sobre todo, en la Iglesia, si no hay un amor grande a Dios, convierten su actuación en abuso e imposición, sin notarlo… «Entre vosotros no debe ser así», dice Jesús (Mc 10,43). Decir «estoy a vuestro servicio» no es sinónimo de servicio incondicional, de servicio evangélico. La servicialidad, ese espíritu de disponibilidad sin condiciones, no se puede mantener durante tiempo continuado sin un amor grande a Dios y sin gran humildad. Si el cristiano «no sirve», su vida no sirve para nada. No hay mayor grandeza que el servir, sobre todo, buscando el mayor bien y felicidad del hermano. Como hacía Marta con Jesús, el amigo de los hermanos.
Share